Cover image
« Regresar al blog

Éxito Estratégico: Tres elementos fundamentales que tu compañía tiene que considerar.

La palabra que más he escuchado en los últimos años como gerente, consultor o proveedor de distintas compañías es la palabra “Estrategia”. Siempre me ha asombrado la diversidad de conceptos que se pueden esconder detrás de esa palabreja, pero sobre todo la dificultad que se tiene para asegurar que todos tengan el mismo entendimiento sobre la misma, se le asigne la importancia real (por encima de la operativa del día a día) y la capacidad que tienen las organizaciones para ponerlas en práctica de forma excelente.

Los últimos 15 meses han representado el mayor reto empresarial para la gran mayoría de industrias. En algunos casos, se han enfrentado a escenarios de supervivencia, en otros de resiliencia, y en muy contados casos en escenarios de crecimiento. Sin embargo, hay ejemplos claros de empresas, grandes, medianas y pequeñas, que han tenido un éxito superlativo enfrentando el contexto durante estos últimos 15 meses. Aquí les planteo 3 elementos fundamentales para lograrlo.

Primer Elemento: Alineamiento Estratégico & Sentido de Urgencia ¿De qué sirve tener una estrategia, un plan claro para sortear el corto, mediano y largo plazo, si el resto de mi compañía no tiene claridad sobre el mismo? O peor, si no entienden el rol que juegan en la misma? Una organización es como un cuerpo humano, si la cabeza no articula el movimiento coordinado entre brazos y piernas, difícilmente la compañía podrá caminar erguida. ¿Y en escenarios complejos como el nuestro? Hace falta imprimir Sentido de Urgencia de forma transversal. Cada persona de la compañía debe tener claridad no solo de su rol en la estrategia, pero debe tener total y absoluta claridad sobre lo importante que es este rol para asegurar que el cuerpo no solo pueda caminar, pero que pueda correr, saltar, esquivar y girar.

Segundo Elemento: Velocidad de Ejecución Alguna vez escuché a un Gerente, “El objetivo es salir el 5 de mayo”. Lo miré extrañado, volví a preguntar sobre el objetivo de la estrategia y recibí la misma respuesta, con mayor énfasis y desesperación. Quedó muy claro que su sentido de urgencia estaba ahí, pero no pudo explicar realmente la estrategia, lo que teníamos que lograr con la misma, y confundió la necesidad de ejecutar de forma eficiente y rápida, con garantizar un deadline. Este es un error común en los escenarios corporativos, donde la urgencia y la presión se imprime con cronogramas y entregables, y no se asegura que se entienda bien la importancia del trabajo. Todos, y todas las organizaciones, somos capaces de acelerar el paso. Pero correr con los ojos cerrados no tiene sentido. La mayor garantía para lograr velocidad de Ejecución es asegurar el entendimiento estratégico. Es ahí, donde toda la experiencia de la organización puede encontrar short-cuts, buscar eficiencias, apostar por nuevos caminos y retarse rápidamente. Es clave no confundir movimiento con progreso.

Tercer Elemento: Capacidad de Reacción ante Data y Evidencia. Si tienes claridad de la estrategia, la organización ha adoptado el sentido de urgencia y está ejecutando de forma veloz, el paso restante es asegurar que ese cuerpo que está ya corriendo y saltando, lo haga en la dirección correcta. ¿Cómo aseguramos que

el camino que hemos tomado es el correcto, y en qué momento debemos hacer ajustes o giros de timón? La respuesta es elemental: Data. Data que debe ser contemplada desde la concepción de la estrategia. ¿La tenemos? ¿No la tenemos? ¿Cómo la conseguimos? Si sabemos que necesitamos monitorear si tenemos fiebre, tenemos que conseguir un termómetro, asegurar que medimos la temperatura con determinada frecuencia, entender el threshold de 37C y asegurar que nuestro tratamiento está logrando disminuir la fiebre. ¿Cuáles son tus principales KPIs de monitoreo, cómo lo estás haciendo, con qué frecuencia? Y sobre todo, está toda tu compañía al tanto de los mismos? La capacidad de reacción de una empresa depende de que toda la compañía pueda moverse al compás de la métrica. Los ojos ven un agujero en el suelo, y las piernas deben de poder saltar, los brazos brindar balance y el torso asegurar el momentum. ¿Qué implementaciones estás logrando para que toda la organización lo logre?

Alineamiento & Sentido de Urgencia, Velocidad de Implementación y Capacidad de Reacción. Durante el año pasado conocí a una reconocida empresa avícola que dió el salto de B2B a ser B2C vía el mercado digital, implementó su e-commerce en cuestión de días, re-organizó su logística para lograr cumplir con los despachos, lanzó su aplicación móvil, diversificó su portafolio de productos incluyendo papas fritas, carne de res molida, carne para guiso, convirtiéndose en un One Stop Shop para las necesidades de sus consumidores, facilitándoles a un fantástico precio una experiencia digital simple. Se enfrentó al Fraude Digital (completamente nuevo para ellos) especializando su operación, y no dejó de lanzar innovaciones en todo el periodo, logrando resultados que en cualquier otro contexto habrían sido sorprendentes, pero que dadas las circunstancias, probaron ser inspiradores.

El éxito en la visión, aplicación y gestión de la estrategia no solo se da en los resultados, pero es un tremendo motivador para el equipo de colaboradores. Piensa en un arquero, celebrando el gol que acaba de meter el delantero su equipo. Ese arquero, besa su camiseta. Una buena implementación no solo impulsa a una compañía a madurar, pero a consolidarse como equipo humano, e integrar este enfoque a la cultura, facilita que estén más preparados para enfrentar los retos del futuro, no solo como Compañía S.A, pero como Equipo Compañía.

¿Necesitas ayuda o inspiración para poner en práctica estos 3 conceptos? Escríbenos a vamosde@picnic.pe !

Author image

José Muck

Strategy Director